Inicio

¿Regresar al Campo?

Sí; es en serio, Regresar al Campo!, y ¿porqué no? Durante años, presionados por la falta de oportunidades; la intención de estudiar; la promesa e idea de progreso que representaba la vida en la ciudad y en muchísimos casos por la violencia, millones de Colombianos dejaron su lugar de origen en zonas rurales para migrar a las ciudades.

Hoy, hay un escenario distinto; un país que busca superar décadas de violencia, donde se plantea que existen muchas oportunidades para el desarrollo agrícola, pero que tiene una ruralidad muy débil. Según el Censo Agropecuario del DANE, tan solo hay en el país rural (111 millones de hectáreas) unos 750 mil habitantes permanentes del campo; es es menos del 2% de la población.

Además, son personas cuyo promedio de edad está por encima de los 50 años, y sus niveles de escolaridad apenas si llegan a la primaria completa, y cerca de un 18% de la población rural no ha asistido a una escuela.

Es evidente que el Campo colombiano necesita gente nueva, con capacidad de trabajo pero que al mismo tiempo esté en capacidad de «pensar global – actuar local»; con capacidad de entender, operar y hasta desarrollar tecnología; con vocación de liderar una nueva ética de sostenibilidad.

También se observa cómo la calidad de vida en la ciudades se ha deteriorado, violencia urbana; contaminación; congestión vehicular; entre otros factores hacen que la relación costo-beneficio de vivir en la ciudad no sea tan positiva.

Si bien es cierto las ciudades concentran muchas opciones de empleo, negocios y acceso a servicios, ya no es tan clara su ventaja en cuanto oferta educativa o cultural; con irrupción de Internet ya no es necesario vivir en la ciudad para estudiar, acceder a trámites o entretenimiento.

¿Que planteamos?

En Regreso al Campo promovemos que muchos de quienes alguna vez migramos del campo a la ciudad, por la necesidad de estudiar o trabajar; regresemos a «trabajar la tierrita» y pongamos en valor esos conocimientos al servicio de una nueva ruralidad.

Promovemos también que muchos a los que la ciudad ya no los satisface busquen esas nuevos proyectos de vida en las zonas rurales, pero en una lógica muy distinta a las forma depredadoras con las cuales se ha «urbanizado el campo» en varios municipios del país; al tiempo que buscamos que la población en general tenga un sentido mas solidario con esa ruralidad.

Bienvenidas todas sus sugerencias, comentarios, críticas y en especial su apoyo a esta iniciativa. Estamos seguros que muchos de ustedes también quieren regresar al campo!

¿Como regresar al campo?

Hay varias opciones, lo fundamental es reconocer el valor del trabajo campesino, y de ahí en adelante hay mucho por descubrir y construir, y en ese trabajo estamos ¿Qué ideas tenemos? muchas, pero seguramente nos centremos en la estructuración de proyectos productivos, promoción de esquemas solidarios y el apoyo a las organizaciones e instituciones de la ruralidad.